Azucar….ser o no ser

Categoría:

Desde hace muchos años que comenzó la “batalla” contra el azúcar, entendiéndose como el azúcar corriente (sacarosa) por su mínimo o casi nulo aporte alimenticio y gran aporte de grasa. Los altos índices de enfermedades cardiovasculares tienen como una de las causas el consumo excesivo o derechamente el consumo de azúcar. En Chile tiempo atrás se visualizaba un exponencial aumento de obesidad y sobrepeso en los niños, jóvenes y una parte de la población adulta. En lo menores comenzaron las campañas de alimentación sana reemplazando golosinas  por frutas, aparecen variedades de endulzantes para el té, café y postres; en los 80 la sacarina, en los 90 el aspartamo, en los 2000 la sucralosa, stevia, en los 2010 la tagatosa, alulosa, etc. Lo importante es tener claro que también estos últimos en excesiva ingesta podrían llegar a alterar los niveles de glucosa en la sangre, de todas maneras son una muy confiable alternativa al azúcar. Otro punto es saber que quieren las personas con respecto a esta sustancia; simplemente no consumirla para bajar de peso y vivir eternamente preocupados de lo estético o no consumirla porque ¿daña mi organismo?; a lo mejor si juntamos ambas apreciaciones podríamos dar el gran paso y el cambio en nuestras vidas, ya que ser obeso más que un problema estético es un problema importante de salud y en algunos casos de vida.

Invitamos siempre a consultar periódicamente al médico y saber como está nuestra salud en general, seguir las indicaciones de él o los facultativos para un mejor desempeño de nuestra vida. A manera de precaución o prevención siempre recomendamos el no consumir alimentos con sacarosa y menos esta misma en forma sólida como endulzante, entendiendo que muchos alimentos por metabolismo también se transforman en azúcar pero lo importante es aprender cuanta “azúcar” necesita mi organismo para no dañar órganos, enfermarme y menos subir excesivamente de peso. De esto también desprendemos el factor psicológico que necesitamos para llevar una dieta sana y una vida sana en general; es un tema de actitud, de conciencia y fuerza de voluntad para cambiar y mantenerse. Hacer ejercicio físico siempre será muy recomendable para complementar las dietas como por ejemplo caminar varios minutos diariamente y ojo la palabra “dieta” no significa no comer o comer casi nada, no, no es eso, es comer bien y equilibradamente en cantidades, horarios y sabores. La invitación es a olvidarse del azúcar corriente y a moverse, ponerse de pié y ………..Vivir !!