Los Padres, Los Hijos

Categoría:

A menudo, en muchas culturas del mundo, se dice y se practica de que los padres son “amigos” de sus hijos . Si bien es cierto toda relación humana para que sea buena debe tener un componente amistoso, con todos los elementos que eso conlleva; confianza, lealtad, afecto. Sin embargo es importante distinguir los tipos de amistad sobre todo desde el punto de vista del rol de hijo. Seguramente en la niñez y la adolescencia los hijos tenderán a ver de la misma forma un compañero de colegio o el conocido del barrio o a sus padres, ya que en el hogar siempre el trato ha sido con ellos muy distendido, de tú a tú. Si bien es cierto lo que más la sociedad busca es que esta relación sea siempre férrea, cordial, lejos de la violencia y abusos, pero claro está que el rol paterno debe mantener un mínimo porcentaje de autoridad frente a los hijos para que ellos entiendan que ser padre es ser un educador, un guía, un tutor, un protector y formador y que en muchas ocasiones los hijos debe seguir lo indicado por sus padres y no amplificar el concepto de libertad con ese temor a no ejercer autoritarismo o violencia por parte de los padres. Claramente con una base de valores, con calma emocional, con intelecto preparado para el rol se puede conducir a los hijos con una sana autoridad haciendo diferenciar el rol de padre al de un simple amigo, independiente que si, una madre sea amiga de su hija en el trato, en la confianza, pero los hijos sabrán comprender a posteriori el verdadero rol de ser padres con tutela sin necesidad de entrar en un conflicto sociológico de querer estar al mismo nivel que ellos solo por el hecho de llamarse o definirse amigos. La invitación es que; sin perder el rol de padres con un mínimo de autoridad lógica y formativa no se pierda la cotidianidad de un trato amistoso, cariñoso y por supuesto delicado y amoroso con los hijos. Todo exceso conlleva solo a pérdidas, pero toda debilidad y abundancia de una mal entendida libertad también. Es el eterno desafío de la humanidad a los equilibrios y mediaciones; que sin duda a veces es lo que más nos cuesta.

padre-e-hija